¡Todos los trucos que debes saber para ser un buen payaso!

ser un buen payaso

¿Sabes todo lo que debes aprender para ser un buen payaso?

Ser un buen payaso es complicado, no es cosa de aprenderlo en un día sino que necesitas tiempo para coger todos los conceptos y trucos y ponerlos en práctica. Como convertirse en un payaso genial es una carrera de fondo y en Payasos Dálmatas ya hemos recorrido parte del camino, te vamos a dar unas cuantas reglas de oro para que convertirte en un payaso divertido no sea complicado. La verdad es que hay que estudiar mucho y estar mucho tiempo practicando todos los trucos, pero vamos a intentar resumirlos lo máximo posible para que en una master class xpress conozcáis todos los detalles fundamentales que debéis tener en cuenta para empezar a ser payasos de renombre en este mundo del circo.

Esperamos que la lección 1 la traigáis aprendida de casa: qué es un payaso, qué función tiene en el circo y por qué es el personaje al que más quieren los niños.

¿Qué debo hacer para ser un buen payaso?

Para ser un buen payaso debes hacer muchas cosas divertidas. ¡Esta profesión se basa en hacer reír! Te vamos a ir diciendo todo lo que debe saber hacer un payaso.

  • Reírse

Un payaso debe saber reírse. Ser un buen payaso requiere que sepas reírte de ti, contigo y con los demás. Los payasos son seres tontos por naturaleza, pero no porque tengamos poca capacidad, sino porque tenemos muy poca vergüenza y no nos importa hacer el tonto para hacer reír a los demás. La vergüenza la tenemos que olvidar, porque para hacer reír es lo que menos necesitamos. ¡Dibuja una amplia sonrisa en tu cara y sal a divertir a los niños!

  • Ser seguidor del circo

Un buen payaso debe ser seguidor del circo, de todos los circos. Los payasos se forman en el circo, así que hay que conocer muy bien qué artistas actúan en los circos, las disciplinas que hay y por qué nosotros somos un pilar fundamental en cualquier circo. Los payasos son los primeros que salen a escena, así que hay que aprender de todos sus trucos y todas sus gracietas para ponerlas nosotros también en práctica. ¡Quién sabe si algún día no acabamos nosotros en un circo súper grande y divertido!

  • Conocer todos los complementos de un payaso

Un payaso no sólo se sirve de sus chistes: debes conocer todos los complementos de un payaso si quieres ser un buen payaso. Los payasos llevan también monociclos, flores que echan agua, gafas divertidas… Todos estos complementos son la esencia del payaso, le ayudan en sus trucos y debe conocerlos a la perfección. Si aún no sabes mantenerte en equilibrio sobre una rueda, ¡ya vas tarde! Es una de las cosas que debes aprender para divertir un montón al público.

  • Saber hacer globoflexia

¿Alguien ha visto un payaso sin globos? ¡Claro que no! ¡Es que un payaso sin globos no existe! Para ser un buen payaso debes saber hacer globoflexia, porque los globos formarán parte de muchos de tus trucos. La globoflexia es como una asignatura obligatoria de la carrera de payaso, así que hay que aprender todos los trucos posibles: el perrito y la flor están ya muy vistos por todos los niños, habrá que improvisar jirafas, monos o koalas. ¿Serás capaz de lograr hacer estas formas tan chulas con globos?

  • Tener predilección por los niños

Lo más importante para ser un buen payaso es tener predilección por los niños. Los niños son nuestros principales clientes, así que no hay payaso que no tenga un especial cariño por los más pequeños de la casa. Para ser un buen payaso debes conocer todos sus gustos y hacer juegos adaptados a las edades de cada niño. ¿Serás capaz de convertirte en el mejor payaso? ¡La experiencia hará que conozcas todos los gustos de los peques!

Tener predilección por los niños

En Payasos Dálmatas todavía nos queda mucho por seguir aprendiendo para ser un buen payaso. Ya sabéis, aquí no se deja de aprender, ¡pero a nosotros nos encanta!

 

One Response to “¡Todos los trucos que debes saber para ser un buen payaso!”

  1. ¡Yo estoy preparándome para ser un buen payaso! La verdad es que me entró el gusanillo cuando vinieron unos animadores para cumpleaños a la fiesta de mi sobrino y comencé a hacer cursos de animación socio-cultural. ¡Encantadísimo estoy!

    Responder

Deja Tu Comentario