¿Cómo desarrollar la psicomotricidad fina?

psicomotricidad fina

¿Qué es la psicomotricidad fina?

La psicomotricidad fina es la encargada de que podamos realizar movimientos coordinados con distintas partes de nuestro cuerpo, por ejemplo, con las manos. Esta coordinación es primordial en bebés y niños de corta edad y es muy importante aprender a desarrollarla y estimularla para conseguir el mayor control del cuerpo posible. En Payasos Dálmatas queremos contarte cuáles son las claves para ayudar a nuestros hijos a desarrollar correctamente su psicomotricidad y, de esta manera, contribuir a mejorar sus habilidades físicas. En los últimos tiempos son muchos los entrenadores personales, monitores deportivos y profesores de gimnasia que recalcan la importancia de haber desarrollado una buena coordinación de movimientos a edades tempranas. Cuando esto no sucede, el niño o adulto, tiene serios problemas para realizar correctamente ejercicios físicos aparentemente sencillos o hacer otro tipo de actividades como, por ejemplo, coreografías musicales.

La expresión, “bailar como un pato” cobra un sentido especial en estos casos y es una clara evidencia de que no se ha trabajado correctamente la psicomotricidad fina. Puede parecer un problema menor, y puede que haya papás y mamás que no lo consideren tan importante. Muchos de ellos, asumen que es normal y habitual que haya personas que tengan más coordinación que otras. Pero esto no es del todo así.  La psicomotricidad se aprende. Hay que trabajarla para poder desarrollarla correctamente. ¿Quiere saber cómo?

Aprende a estimular la psicomotricidad fina con juegos

No lo dejes para más tarde, aprende a estimular la psicomotricidad fina con juegos y verás qué fácil es ayudar a tus hijos a conseguir mayor precisión y coordinación. Jugando todo es mejor y los niños aprenden mientras se divierten. Ya lo dice la psicología infantil, hay que captar la atención del niño y los juegos son la manera más sencilla de conseguir que se impliquen y aprendan. Si ya has buscado en la red: psicomotricidad fina juegos, sabrás de lo que hablamos. Pero si no lo has hecho, no te preocupes, que aquí te dejamos algunos de los mejores juegos para estimular la psicomotricidad fina y pasar un buen rato.

Esculturas de plastilina

Los trabajos manuales requieren de concentración y maña. Hay que ser habilidoso con las manos y eso es precisamente lo que queremos potenciar en los niños: la habilidad y la coordinación. Las manos son el punto más importante de coordinación del cuerpo humano; las necesitamos para casi todo y poder manejarlas con soltura nos ayudará en nuestro día a día. Si quieres un juego muy divertido y bueno para el desarrollo de la psicomotricidad fina; ponte a hacer esculturas de plastilina.

Juegos con pinzas

Una manera perfecta de estimular la psicomotricidad fina es a través de juegos con pinzas. El juego de los pompones es muy divertido, consiste en coger con unas pinzas y con la mano que te toque, un pompón de un color determinado y ponerlo en otro recipiente. ¡Sin que se caiga ninguno! Este juego de manos necesita de mucha precisión y tranquilidad. ¿Quién ganará?
Juegos con pinzas

Manualidades

En general, todas las manualidades son perfectas para desarrollar la psicomotricidad fina. Así que no dejéis de inventar y crear, pequeñas mentes. ¡Ah! Y enseñarnos vuestras creaciones.

¿Cuándo comenzar a trabajar la psicomotricidad fina en niños?

¿Cuándo comenzar a trabajar la psicomotricidad fina en niños? Son cada vez más los padres que se hacen esta pregunta. La respuesta de los profesionales es muy sencilla y siempre va en la misma dirección: cuanto antes, mejor. Lo conveniente es empezar a trabajar la estimulación de la psicomotricidad a edades tempranas, es decir, cuando el niño es aun bebé. Hay que tener en cuenta que estas habilidades se van desarrollando progresivamente. Necesitan tiempo. Es bueno comenzar con la estimulación temprana a partir de los 2 a 4 meses del bebé, es en este momento cuando la psicomotricidad fina se va desarrollando y el bebé comienza a tener mayor coordinación en sus manos y ojos. Unos meses más tarde, el bebé ya es capaz de coger objetos con sus manitas y poco a poco, va desarrollando su coordinación hasta llegar a la edad adulta.

Hay expertos que aseguran que el punto clave para comenzar a estimular la psicomotricidad fina en niños es en torno al año y medio; cuando el niño comienza a dibujar, jugar y tener una mayor autonomía. Sin embargo, este punto ha sido muy discutido, ya que hay quien considera vital comenzar con los ejercicios de estimulación mucho antes. Lo cierto es que el proceso es lento  y el camino es largo y a pesar de que sea tarea de la naturaleza y del propio desarrollo humano, podemos ayudarles a mejorar su psicomotricidad fina, ¡Así que no lo dejéis para mañana!

Ejercicios para desarrollar la psicomotricidad fina

Hay muchos ejercicios para desarrollar la psicomotricidad fina en bebés y niños pequeños; basta con poner en tu buscador de Internet “psicomotricidad fina ejercicios”; y encontrarás millones de consejos y ejercicios de estimulación temprana para bebés y niños con los que empezar a practicar. Y es que tenemos que reconocer y aceptar que el desarrollo de estas habilidades debe ser progresivo; es decir, nos encontramos ante un largo proceso evolutivo en el que tendremos que trabajar duro y entregarnos por completo para empezar a ver resultados. Pero no desesperes, esos resultados acaban llegando; nuestro trabajo habrá merecido la pena.

El desarrollo de la motricidad no es solo beneficioso a nivel físico, también ayuda a que el niño se desarrolle psicológicamente y mejore su inteligencia. No hay que olvidar que el control del propio cuerpo es muy importante para tener un desarrollo mental completo. ¡Hay que estimular la psicomotricidad! ¿Pero cómo lo hacemos? ¡Atento a estos consejos!
Ejercicios para desarrollar la psicomotricidad fina

Utiliza pasatiempos infantiles para estimular las capacidades del niño. En este tipo de ejercicios, el niño tendrá que utilizar sus manos a la vez que su inteligencia. Son muy recomendables para niños mayores de 3 años. Puedes probar con crucigramas para niños, dibujos para unir puntos o coloreables con instrucciones.

Báilalo todo. Una buena manera de ayudar al desarrollo de la psicomotricidad fina es crear coreografías y movimientos de baile en los que intervenga todo el cuerpo. Así que, dale voz a esas canciones pegadizas del verano y ¡que el ritmo no pare!

Juega a mano cambiada. Y a pierna también, por supuesto. Es normal que el niño tenga mayor coordinación con esa parte de su cuerpo que es la dominante. ¿Por qué no jugar a escribir con la mano zurda, por ejemplo? O a dar patadas al balón a pie cambiado. ¡Será divertido y aprenderemos coordinación! Si el niño es zurdo, podemos hacer lo mismo pero utilizando la mano diestra. ¡Pruébalo! Las risas están aseguradas.

Apunta al niño o niña a actividades deportivas. Está demostrado que los niños que hacen deporte desde pequeños presentan un mayor desarrollo de la psicomotricidad fina; y por tanto, tienen más coordinación. Además, es una manera genial de socializar y evitar problemas como el estrés o el exceso de energía.

¿Y tú, vas a llevar a cabo alguno de estos consejos sobre psicomotricidad fina? Los Payasos Dálmatas esperamos haberte ayudado a descubrir la importancia que tiene la estimulación temprana. Si tienes cualquier duda, te atendemos en nuestras redes sociales. ¡Disfruta del fin de semana!

 

One Response to “¿Cómo desarrollar la psicomotricidad fina?”

  1. Muy buenos estos consejos para desarrollar la psicomotricidad fina en los niños, en la guarde donde trabajo siempre intentamos ponerlos en práctica porque realmente se ven los beneficios con el paso de los años. Fomentar el movimiento es muy bueno, los niños se desarrollan mejor. Os mandamos un gran saludo desde el centro arcoiris, os conocimos hace unos años y no nos habéis defraudado nunca. besos de colores!!!

    Responder

Deja Tu Comentario