¿Te apetece conocer la historia del tiovivo?

¿Sabes lo que es un tiovivo?

Seguro que sí. Todos hemos disfrutado en algún tiovivo alguna vez. Se trata de esos famosos carruseles de feria que constan de una plataforma giratoria con asientos con formas de animales o vehículos, que dan vueltas y más vueltas al son de una contagiosa melodía. Cuando eras pequeño estabas deseando poder subirte a uno, eran espectaculares. Llenos de luces y brillo. Giraban ante tus ojos y no podías evitar querer montarte. Cuando lo hacías, elegías posiblemente un caballo galopante que se movía hacia arriba y hacia abajo con parsimonia y buena letra; mientras, a tu alrededor, el mundo daba vueltas. Y mamá, te saludaba cada vez que pasabas por su lado. Siempre con la misma sonrisa de la primera vuelta. La verdad es que disfrutábamos un montón de esos momentos de nuestra infancia.

Y aún sentimos añoranza hoy cuando pasamos por delante de algún tiovivo. Porque no. No desaparecen ni pasan de moda. Para suerte de todos los niños del mundo, los carruseles siguen girando hoy en día en muchas de nuestras ciudades. Si tú también te sientes nostálgico, quédate con Payasos Dálmatas a conocer la historia de esta atracción que tantos momentos buenos nos ha regalado y nos regala.

Historia de un tiovivo

Para empezar con historia de un tiovivo tenemos que remontarnos hacia el año 500 antes de Cristo. En aquel momento de la historia es cuando surgió el concepto de carrusel que ahora tenemos, aunque –valga la expresión- el concepto original ha dado ya muchas vueltas. Y es que menuda sorpresa os vais a llevar cuando os contemos que el concepto tiene antecedentes militares. Así es. Fue durante años un método de entrenamiento para el combate militar pero pasó a convertirse en un elemento de ocio en el siglo XIX, el gran siglo de los cambios.

Lógicamente, los primeros que pudieron disfrutar de esta atracción fueron las familias más pudientes de Francia; éstas solicitaron que se instalasen carruseles en sus jardines para el disfrute de sus hijos. Pero el mundo no se paró, no. Siguió girando. Y girando y girando las –también llamadas- calesitas se fueron popularizando en ferias y plazas públicas de grandes ciudades. Había nacido el tiovivo; una atracción que seguiría siendo muchos años después, irremplazable; y uno de nuestros juegos al aire libre preferidos.

Pero no todos los carruseles eran iguales. Inglaterra, por ejemplo, quiso diferenciarse una vez más y decidió que sus carruseles darían vueltas en sentido contrario al resto. Mera anécdota. A pesar de los cambios o distinciones, la realidad es que el carrusel se popularizó tantísimo que surgieron muchas empresas dedicadas a su construcción y explotación.

Los años a través de un tiovivo

¿Tienes ganas de saber cómo han pasado los años a través de un tiovivo? Pues no se hable más. Monta y vente a dar unas vueltas con nosotros a través de la historia para conocer más detalles sobre los cambios que ha sufrido esta famosa atracción. Vamos a descubrir cuántos tipos de carrusel existen y, también, algunas curiosidades interesantes como, por ejemplo, dónde se encuentra el más grande del  mundo. ¡No te bajes todavía!

Historia de un tiovivo

Tipos de carruseles

El tiovivo ha tenido una gran evolución en los años. Hay distintos tipos de carruseles, porque el tiempo ha ido haciendo cambios en ellos. Seguro que muchos de vosotros habéis visto carruseles en películas para niños ambientadas en el pasado, como, por ejemplo, en Mary Poppins. ¿Quién no recuerda esa escena? Vamos a conocer cómo eran los primeros tiovivos y cómo fueron cambiando con los años.

El primer tiovivo


El primer tiovivo era algo diferente a los que conocemos hoy. Los primeros que se inventaron no tenían plataforma y los animales que los formaban estaban colgados por cuerdas o cadenas. Los niños se sentaban sobre ellos y daban vueltas en el aire. ¿Te suena de algo? Sí, sabemos en lo que estás pensando, aún conservamos esta atracción en algunos lugares como, por ejemplo, en el parque de atracciones de Madrid. Aunque lo que cuelga no son animales, sino sillas.

Carrusel tradicional


El carrusel tradicional tiene plataforma móvil que gira, normalmente, en el sentido de las agujas del reloj. Es de estilo clásico, con colores dorados y brillos. Los animales variados del primer tiovivo dieron paso únicamente a los caballos y calesas. Parecen un cuento de hadas. Tienen la capacidad de dejarte embobado mirando cómo giran al son de su repetitiva melodía. ¡Además están llenos de luces y espejos que nos regalan sensaciones mágicas!

Mini-carrusel


El mini-carrusel es una variación del carrusel tradicional pero con otras dimensiones, podemos encontrarlos en muchos negocios de ocio para niños y en centros comerciales porque ocupan menos espacio que un carrusel normal. ¡Pero son igual de divertidos! Estos carruseles suelen tener algunas diferencias con respecto al tradicional. Y es que el estilo cambia y los asientos también. Muchos de ellos tienen coches, motos o, incluso, cohetes. Es, sin duda, una nueva vuelta al concepto original.

El tiovivo más grande del mundo


¿Sabes cuál es el tiovivo más grande del mundo? ¿Sabías que los hay de varias plantas? Pues bien, el carrusel más grande del mundo se llama Titán y se encuentra en la ciudad argentina de Buenos Aires. Tiene nada más y nada menos que tres pisos. ¡Mira su aspecto! Es increíblemente grande. ¿Te montarías?

Tipos de carruseles

¿Hace cuánto que no montas en un tiovivo? Desde Payasos Dálmatas queremos animarte a revivir la infancia con esta maravillosa atracción. Podemos seguir hablando de carruseles por las redes sociales. ¡Vente que te esperam os!

 

One Response to “¿Te apetece conocer la historia del tiovivo?”

  1. Siempre me han apasionado los tiovivo, carruseles,… me recuerda mucho a mi infancia me encantaba montarme. Me habeis hecho revivir momentos muy bonitos con este articulo de sobre la historia del tiovivo

    Responder

Deja Tu Comentario