¡Anton van Leeuwenhoek cumple 384 años!

Anton van Leeuwenhoek

¿Quién fue Anton van Leeuwenhoek?

Anton van Leeuwenhoek fue un hombre que nació hace mucho tiempo, ¡tanto como 384 años! Anton, así lo llamaban sus amigos, fue el primer científico que logró realizar importantes investigaciones con microscopios que él mismo había construido. Aprender le llevó tiempo y su vida no fue fácil. Anton nació tal día como hoy, 24 de octubre, en 1632. Vivió toda su larga vida en los Países Bajos y murió a sus 90 años, después de una vida de investigación y descubrimientos.

Sus descubrimientos más importantes los hizo cuando tenía algo más de 40 años, y a partir de ahí no dejó de investigar, descubrir y mejorar la ciencia. En Payasos Dálmatas somos también grandes investigadores, así que hoy nos hemos decidido a investigar la vida y obra de Anton van Leeuwenhoek. Puede ser que gracias a él nos hagamos grandes científicos, ¿no? ¡Coged vuestros microscopios, porque os contamos una historia sobre Anton van Leeuwenhoek!

¿Cómo fue la vida de Anton van Leeuwenhoek?

Érase una vez un hombre de lo más peculiar. Su nombre era Anton van Leeuwenhoek y su vida no fue nada fácil. Anton llevaba un científico dentro, pero aquellos eran otros tiempos. Sus padres eran comerciantes, así que él no tuvo más remedio que dedicarse al oficio. Anton era pequeño todavía cuando murió su padre, y su madre acabó casándose con otro hombre. Así que con este panorama y con más hermanas en casa, Anton tuvo que irse a un internado en Warmond, un pueblo de los Países Bajos.

El pequeño Anton pasó unos años en el internado, pero al final acabó viviendo con un tío suyo. ¡Hasta que cumplió los 16 años! Para entonces, Anton van Leeuwenhoek era ya casi un hombre y tenía la edad perfecta para convertirse en aprendiz. Entró en casa de un maestro y se formó como tratante de telas, contable y cajero.

Anton era de lo más intrépido y siempre buscaba experiencias nuevas. Fue entonces cuando se topo con su primer microscopio. Los comerciantes de telas utilizaban pequeñas lupas sobre soportes para ampliar las telas y comprobar su calidad. Donde ellos veían una tela, Anton veía mucho más: grandes posibilidades de investigar y descubrir.

Anton van Leeuwenhoek aprendió todo lo necesario y volvió a Delft, su pueblo de siempre. En Delft, Anton montó su propio negocio de telas y mercería, se casó y tuvo cinco hijas. Fueron años muy felices para el joven Anton. ¡No solo progresaba en el negocio de las telas! También conoció a mucha gente que trabajaba en empresas municipales y pudo aprender a trabajar en otros oficios. Anton no quería estarse quieto, buscaba siempre aprender y descubrir, hacer otras cosas. ¡Nunca dejó de ser un niño intrépido!

Al final, sus ganas de investigar pudieron con él y abandonó su taller de telas, ¡prefería dedicarse a la ciencia! Sin embargo, todo no era bueno para Anton van Leeuwenhoek. Su mujer falleció y él volvió a casarse de nuevo.

Entre todos estos momentos de tristeza y felicidad, la fama de Anton no paraba de crecer. Recibió visitas de importantes reyes y ganó mucho dinero, que al final de su vida dejó a su única hija. Y aunque hasta ahora sólo hemos hablado de telas, Anton van Leeuwenhoek tenía mucha tela que cortar, ¡pero en la ciencia!…

vida de Anton van Leeuwenhoek

¿Cuáles fueron los principales descubrimientos de Anton van Leeuwenhoek?

…En la ciencia Anton van Leeuwenhoek fue un gran descubridor. Corría el año 1673 cuando Anton comenzó a hacer sus principales descubrimientos. Nadie podía imaginar que aquel hombre intrépido se dedicase a observar los órganos bucales y los aguijones de las abejas.

Para poder observar con todo detalle, Anton decidió fabricar sus propios microscopios: ¡hasta 500 hizo! Además, lo hizo con total secretismo y su fórmula para conseguir unas lentes que ampliaran hasta 270 veces el tamaño de la muestra que tomaba todavía no se ha descubierto. Para que luego digan que la fórmula de la Coca-Cola es secreta. ¡Que le pregunten a Anton van Leeuwenhoek!

Solo un año después, Anton comenzó a observar las bacterias y los protozoos. Él disfrutaba yendo a la calle a tomar muestras: agua de los estanques, de los barriles o de los charcos, ¡cualquier cosa podía observarse en sus fantásticos microscopios! Pero en agua no quedó todo, y Anton van Leewenhoek también quiso investigar los glóbulos rojos de la sangre.

La historia de Anton es apasionante. Nunca dejó de investigar y hasta acabó con muchos mitos. ¡Decían por entonces que las pulgas nacían de la arena! Por supuesto, nuestro amigo Anton van Leewenhoek se encargó de demostrar lo contrario.

Tan famoso era, que lo aceptaron en la Royal Society de Londres, ¡una de las sociedades científicas más antiguas de Europa! Para los Países Bajos fue tan importante, que en 1877 se creó la Medalla Leeuwenhoek en su honor. Esta medalla se entrega cada diez años al científico que haya realizado las investigaciones más importantes dentro de la microbiología durante esa década.

¡Anton van Leeuwenhoek fue un hombre súper importante y su historia es de lo más interesante! ¿Lo conocíais de antes? ¡En Payasos Dálmatas estamos sorprendidos con la cantidad de cosas que investigó y descubrió! ¡Nosotros de momento seguiremos haciendo algunos experimentos infantiles!

 

2 Responses to “¡Anton van Leeuwenhoek cumple 384 años!”

  1. ¡Felicidades amigo Anton! En casa no sabíamos que fue el científico que descubrió los protozoos y las bacterias pero mis peques se han interesado mucho por la historia y quieren seguir investigando sobre los descubrimientos de Anton Van Leeuwenhoek. ¡Dicen que quieren ser científicos como él! ¡Qué importante es enseñar a los peques artículos como estos de divulgación científica!

    Responder
  2. ¡Qué historia tan interesante! No está de más conocer a quienes inventaron muchas cosas que ahora nos hacen la vida más fácil. Mi hijo mayor está ya dando sus primeras clases de biología y es un apasionado de los microscopios. ¡Ojalá desarrolle esta pasión tanto como Anton Van Leeuwenhoek!

    Responder

Deja Tu Comentario